Obra de Landaluze, creación del imaginario de mujer negra y mulata: expertas

Obra de Landaluze, creación del imaginario de mujer negra y mulata: expertas

Lunes 23 De Mayo De 2022
Brenda Macías

 

En el siglo XIX en Cuba, el pintor español Víctor Patricio de Landaluze representó en sus lienzos a la mujer mulata con cierta ambigüedad racial a diferencia de la mujer negra que era vista como un ser abyecto, observó la Dra. Olga María Rodríguez Bolufé, coordinadora del Doctorado en Historia y Teoría Crítica del Arte de la IBERO, y la estudiante de este programa de posgrado, Greyser Coto Sardina, en una videocolumna publicada en el canal de YouTube de la División de Investigación y Posgrado

Gracias a los recursos del Fondo SNI 100, en 2019, la estudiante de doctorado Greyser Coto Sardina participó en el congreso Pueblos Indígenas de América Latina, en la Universidad de Brasilia, Brasil, para exponer su proyecto de investigación dirigido por la Dra. Olga Rodríguez. El reporte de la investigación se publicó en el número 24, en la revista Història Unisinos, de la Universidade do Vale Do Rio do Sinos, con el título: Corporalidades racializadas desde el discurso visual de la otredad. Memorias no escritas de las subalternas en la obra plástica de Víctor Patricio Landaluze. 

En este artículo, la investigadora y la estudiante, dan una alternativa de respuesta para comprender por qué, a partir de la profunda crisis económica del siglo XXI que se vive en Cuba, han aparecido en el espacio público mujeres negras y mulatas ataviadas con vestidos coloridos a la usanza del siglo XIX. Una primera respuesta advierte que con la explotación del prototipo de feminidad cubana y las marcas de la colonialidad se busca atraer la atención del hombre blanco europeo, uno de los principales protagonistas del turismo internacional.

Las autoras explican en la videcolumna, que el pintor español Víctor Patricio de Landaluze, del siglo XIX en Cuba, representó en sus lienzos a la otredad y lo abyecto de forma esencialista con sarcasmo y el uso exagerado del negro. En sus óleos y grabados se muestra, especialmente, la diferenciación racial y social de las mujeres del siglo XIX en Cuba. Incluso, existe un almanaque de su autoría denominado Tipos del país de 1870, donde aparecen algunas imágenes, entre ellas las de tres mujeres de castas: leche de botijamulata café con leche y café de bodega.

En la obra En la ausencia, narra la Dra. Olga Rodríguez, el pintor representa a la esclava negra imitando a su ama blanca, vistiendo su ropa y con una escoba en la mano. Pero el escenario de fondo muestra una estética europea que contrasta con la presencia de la mujer negra. Incluso, en una pared cuelga la pintura de un hombre blanco y militar que vigila la escena desde lo alto. De forma mordaz, el pintor deja en claro que la esclava no pertenece al mundo de su amo, acentúa lo feo de la figura de la mujer para reforzar lo legítimo y lo blanco.

Los usos y costumbres que retrató el artista en su obra denigran a la mujer negra y a la mujer mulata la representa con cierta ambigüedad racial como una mujer gozosa y alegre, desprejuiciada, y gustosa de exhibir su cuerpo y simpatía, detalló la estudiante Greyser Coto.

En una segunda videocolumna, las autoras cuentan por qué la mulata es el prototipo idealizado de la fémina cubana, y qué historia cultural y de discriminación hay detrás de su imaginario alegre y saleroso.