IBERO desarrolla robots suaves para interactuar de forma segura con personas

IBERO desarrolla robots suaves para interactuar de forma segura con personas

La creación y el control de robots con estructuras mayoritariamente suaves permite el trabajo con humanos y animales minimizando el riesgo de daños durante una colisión y brindando características funcionales diferentes a los robots duros clásicos, que se caracterizan por manipuladores, paralelos y móviles, explicó el Dr. Alexandro López, coordinador de Electrónica del Departamento de Estudios en Ingeniería para la Innovación.

En un video publicado en el Canal de YouTube de la División de Investigación y Posgrado de la IBERO, el académico expuso los propósitos y avances del proyecto de investigación financiado por la Iberoamericana Robots suaves,control inteligente, modelado de sistemas. El proyecto plantea la búsqueda y exploración de diferentes tecnologías que permitan crear robots suaves, obtener modelos matemáticos y controlar el movimiento de éstos. 

En los laboratorios de ingeniería robótica de la IBERO, el profesor y su equipo de investigadores trabajan para lograr los objetivos. El grupo está conformado por el Dr. Eduardo Gamaliel, director del Instituto de Investigación Aplicada y Tecnología (InIAT); los investigadores del Departamento de Estudios en Ingeniería para la Innovación, Dr. Guillermo Fernández Anaya y el Dr. Luis Alberto Páramo Carranza; la maestrante de la IBERO Janet Carolina López Romero y el Dr. Juan Camilo Tejada, de la Escuela de Ingeniería de Antioquia, Colombia. 

El Dr. Alexandro López sostiene que se pueden crear robots suaves autónomos con sensores y actuadores adecuados, capaces de ser controlados en lazo cerrado haciendo uso de su modelo matemático y controles por retroalimentación, que coadyuven en el trabajo coordinado y cooperativo con las personas e incluso con otros seres vivos sintientes.

Los usos de los robots suaves son variados: transportan objetos delicados de forma segura para los humanos; para la interacción de los robots en ambientes hospitalarios y médicos; para realizar tareas de servicio en el hogar, oficina e industria; para el traslado de personas con alguna discapacidad, por ejemplo.

Un ser vivo que fascina a los ingenieros en robótica es el pulpo por su flexibilidad, inteligencia y camuflaje activo. La robótica suave busca imitar las características de movilidad que tienen los seres vivos como los pulpos. Esta tecnología tiene apenas 20 años de desarrollo, añadió el académico. 

Elastómeros, hidrogeles y la silicona son los materiales más usados para construir los robots móviles porque sus estructuras físicas tienen la capacidad de deformarse, con estos materiales es posible la manipulación segura por parte de humanos, y presenta características deseables de maleabilidad para llevar a cabo tareas que los robots rígidos no pueden hacer, abundó.