Cuidar la Casa Común podría detener autoaniquilación humana

Cuidar la Casa Común podría detener autoaniquilación humana

Lunes 02 De Mayo De 2022
Brenda Macías

En este momento de crisis civilizatoria, la Iglesia tiene que ir más allá de una cuestión confesional intraeclesial y antropocéntrica. La Iglesia está llamada a interrelacionarse y a dialogar con todas las estructuras que dan forma a la Casa Común, expresó el Dr. José de Jesús Legorreta, académico del Departamento de Ciencias Religiosas, en una videocolumna publicada en el canal de YouTube de la División de Investigación y Posgrado.

Como parte de su agenda de investigación, el académico publicó en la Revista Iberoamericana de Teología, Número 31, el texto Eco-Eclesiogénesis: Ensayo sobre la Reforma de la Iglesia desde Laudato Si para analizar las premisas de la encíclica del Papa Francisco publicada en 2015, y tomar notas sobre qué pendientes quedan por hacer ante este llamado que exhorta a cuidar el planeta tierra.

En el abstract del artículo, el Dr. José de Jesús Legorreta observa que los planteamientos de Laudato Si hacen un llamado urgente a poner en marcha una profunda conversión ecológica. 

Laudato Si es una mirada hacia un nuevo modelo de iglesia que “desvela la obsolescencia teológica, institucional y social de gran parte de las imágenes y modelos eclesiológicos preponderantes en el último milenio”, acotó. 

En su reflexión grabada en video, el académico señala que “hay una nueva forma de hacer Iglesia que está pendiente de concretarse. En la que se prepondera la idea de que toda vida y realidad es comunión de comuniones”. 

“La encíclica del Papa Francisco plantea que toda degradación humana es correlativa a una degradación ambiental. La crisis ecológica es al mismo tiempo una crisis social, ética, cultural y espiritual. Es necesario ir más allá del antropocentrismo. Formamos una comunión de comuniones, una interrelación de sistemas y ecosistemas, el daño de uno se expresa en el daño de otros”, recalcó.

A decir del académico del Departamento de Ciencias Religiosas de la IBERO, la eco-eclesiogénesis es una nueva manera de ser y entender la Iglesia. Una más dialogante e intercomunicada con la ecología de saberes. 

En otras palabras, una Iglesia abierta que admite que no hay una sola postura ni una sola ciencia que agote la totalidad de lo real porque la crisis ecológica es al mismo tiempo una crisis social, ética, cultural y espiritual que amerita accionar todas las posibilidades y alternativas para parar nuestra propia destrucción y aniquilación, recalcó. 

Lo que nos deteriora y destruye, enfatizó el académico, es el individualismo y el centramiento egocéntrico en lo antropológico que nos lleva a desarrollarnos de manera desvinculada y por encima de lo demás. 

En su videocolumna, el académico explicó que la Casa Común significa que cada persona es parte de la estructura: las relaciones entre individuos con otros seres vivos, con las cosas, con los ancestros y las ancestras, la tierra y el mundo espiritual están unidas. 

Para saber más sobre los proyectos de investigación del Dr. José de Jesús Legorreta consulte esta liga: https://iberoamericana.academia.edu/JOSELEGORRETA