COVID-19 acentuó violencias y desigualdades contra las mujeres

COVID-19 acentuó violencias y desigualdades contra las mujeres

Viernes 09 De Abril De 2021
Brenda Macías/DInvP

La coordinadora de Posgrado de la IBERO, Maricela Portillo, y la estudiante de la Maestría en Comunicación, Daphne Beltrán, publican el artículo Efectos de la pandemia por la COVID-19 en las movilizaciones feministas de la Ciudad de México, en Movimientos. Revista Mexicana de Estudios de los Movimientos Sociales.

Los resultados se enmarcan en un estudio más amplio titulado Generación, Subjetividad Política y Activismo, en el escenario posterior al #YoSoy132, financiado por la División de Investigación y Posgrado de la IBERO (2020-2022). 

Las movilizaciones feministas han continuado a pesar del confinamiento, pero no con la potencia que habían alcanzado antes de la Jornada Nacional de Sana Distancia que comenzó el pasado 23 de marzo de 2020.

Quince días después de haberse realizado una de las marchas más multitudinarias que se recuerdan en México por el Día Internacional de la Mujer, que se unió –como cada año– a una movilización mundial, así como al llamado #UnDíaSinNosotras, convocado por la colectiva feminista Brujas del Mar, el confinamiento replegó el activismo al plano de lo virtual.

El trabajo etnográfico y de entrevistas en profundidad se llevó a cabo en el espacio público durante la gran Marcha por el Día Internacional de la Mujer del año 2020 y en el plano de lo virtual.  Las colectivas y activistas feministas que compartieron sus perspectivas sobre los efectos que tuvo la pandemia en la movilización feminista son:

  • Almendra Hernández, fundadora de Chidas MX.

  • Andrea Pérez, integrante de la colectiva Marcha Lencha e integrante del nuevo parlamento de mujeres.

  • Dirce Navarrete, oficial de Programas de Fondo Semillas y Fundadora de la Colectiva Las Enredadas.

  • Ixchel Aguirre, investigadora en Violencia Digital en Luchadoras e Integrante de la Colectiva M.V. por la Liberación Animal, y Espiritualidad Feminista.

  • Lourdes Barrera, directora de Luchadoras y Miembra de la Junta Directiva de Amnistía Internacional. 

  • Paula Pulenta, Integrante de la Colectiva Disruptivas y Sororosa Colectiva.

  • Tamara de Anda, periodista feminista y activista.

  • Sofía Alvarado, integrante de la Colectiva Rosas Violentas Oriente.

Luego del análisis de los datos empíricos proporcionados por este grupo de mujeres, las investigadoras confirman que esta generación se caracteriza por estar conectada, informada y acumulan aprendizaje organizativo en red; la memoria histórica está presente en las movilizaciones marcada por acontecimientos como Ayotzinapa, los feminicidios o el 19-S, y ahora la pandemia por la COVID-19.

Las investigadoras sugieren que la tecnopolítica, el hacktivismo y los movimientos en red han permitido la articulación y visibilización de sus demandas que exigen, entre otras, detener los feminicidios y otras violencias que no permiten la equidad de género en el país y en el mundo.